El precio del GLP se dispara

El precio del GLP se dispara

Pese a que la pandemia covid-19 no ha pasado, las familias peruanas se enfrentan a un nuevo problema que afecta su economía: el aumento del gas licuado de petróleo (GLP). El pasado fin de semana, el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), informó que el precio del GLP, usado en los hogares, muestra una tendencia creciente en nuestro país.

Por décadas, el Perú viene respetando las leyes que permiten el abanico de precios sobre el GLP envasado, conocido como balón de gas, pero esta libertad ha causado un descontento en la población, al tomarse como referencia el precio internacional, cuando nuestro país fue ‘bendecido’ con el recurso natural.

Pero la semana pasada, la situación empeoró. El Organismo Peruano de Consumidores y Usuarios (Opecu) indicó que el precio de venta al público del balón de gas doméstico de 10 kilos subió S/ 10.80 “porque Pluspetrol, el mayor productor de GLP en el país, elevó su precio en 75 % por kilo en el periodo mayo 2020 – 14 de enero de 2021”.

“Pluspetrol subió el precio del GLP peruano en S/ 1.08 o 75 % por kilo, incluido impuestos, de mayo 2020 al 15 de enero de 2021, impactando fuertemente en el precio de venta al público en S/ 10.80. La afectación a la economía de consumidores, familias peruanas y del país es grave. Debe parar ya”, sostuvo el presidente del Opecu, Héctor Plate Cánepa.

FONDO DE ESTABILIZACIÓN

Por otra parte, recordó que el GLP peruano fue excluido del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) mediante el Decreto Supremo N° 007-2020-EM, el 21 de abril de 2020, aprobado por el Ministerio de Energía y Minas (Minem), “con un factor de aportación de S/ 0.42 por kilo que debería reflejarse, más impuestos, en una baja de precio del balón de gas de 10 kilos en S/ 5.00”.

“Aún no responden por el acumulado de bajas de S/0.48 por kilo, de ocho bimestres de actualizaciones de la banda de precios del GLP envasado, no han trasladado en el periodo diciembre 2018 – febrero 2020, el cual debió significar una disminución en el precio del balón de gas doméstico peruano de 10 kilos en S/ 4.80”, sostiene Opecu.

“Es decir el Fondo de Estabilización de Precios no benefició a los consumidores, familias peruanas y al país porque la realidad mostró que no redujeron las bajas por exclusión del GLP envasado de S/ 0.50 por kilo, ni las actualizaciones de su banda de precios por S/0.48 en ocho bimestres. Así, el precio del balón de gas peruano de 10 kilos no rebajó en S/ 9.80. Un abuso sin duda”, aclaró Plate.

PRECIO ‘LEGAL’, PERO ILEGÍTIMO

En su momento, el presidente de Opecu exigió que el precio del balón de gas doméstico refleje su precio real de origen, proveniente de los campos cusqueños de Camisea, al ser un recurso 100% peruano. También, consideró que el alza es ‘legal’, pero ilegítimo.

“No debe ni tiene por qué estar referenciado al precio internacional toda vez que, como es obvio entender, no tiene ni un gramo o un mililitro de GLP importado. Esta es la razón fundamental para que el balón de gas se venda a precio justo”, sostuvo.

Además, manifestó que en los próximos días se dará a conocer el “lanzamiento de la marcha virtual ‘El Balonazo’ para exigir la venta del GLP envasado peruano reflejando su precio verdadero y no el importado, el cual está perjudicando en miles de millones a los consumidores y familias peruanas. “Es legal, pero ilegítimo”, remarcó.

De igual manera, consideró “preocupante que el Gobierno, los congresistas y las autoridades competentes continúen mostrando indiferencia e indolencia ante el permanente abuso de las petroleras que están perjudicando gravemente la economía de las familias”, resaltó.

NO ESTÁ SUJETO A REGULACIÓN

El presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), Crisólogo Cáceres, recordó que “en el Perú, el mercado de GLP no se encuentra sujeto a regulación y por ello hay diversos factores del proceso de producción, importación y comercialización que inciden en su costo”.

Así, entre abril y mayo del año 2020, se redujo el precio internacional del petróleo, el precio del kilogramo del balón de GLP también se redujo en varios soles y se comercializaba en las plantas envasadoras en alrededor de 28 soles el balón o cilindro de 10 kg -el que típicamente usan los hogares, restaurantes y pequeños comercios- y, en locales de venta al público, ese balón se podía encontrar desde 33 soles, sostuvo Cáceres.

Sin embargo, según informó Osinergmin, el precio del balón ha tenido alzas significativas, incluso por encima del precio de importación. “Se sabe que, en algunos puntos de venta, el balón de GLP de 10 kilos llega a costar más de 45 soles”, añadió.

Para el letrado, “esta situación resulta preocupante para los consumidores pues revela la desprotección absoluta de la que son víctimas y que se torna indispensable, hoy más que nunca, toda vez que sus economías familiares atraviesan momentos muy difíciles debido a la pandemia”.

Ante ello, “la Aspec ha pedido al Ministerio de Energía y Minas y al Osinergmin que, a la brevedad posible, implementen medidas extraordinarias -adicionales al Fondo de Inclusión Social Energético (FISE)- que ayuden a los consumidores, particularmente a los de menores ingresos económicos, a afrontar esta situación”.

FALTA UN AGENTE DE MERCADO

Por su parte, el especialista en hidrocarburos, César Gutiérrez Peña, consideró necesario tener “un agente de mercado para que funcione como ‘contrapeso’ frente a los importadores, debido a que la formación del precio del GLP en Perú tiene como referencia el precio de lo que ocurre en el Golfo de México”.

Tal como explica, Pluspetrol abastece cerca del 80 % de la demanda, el otro 20 % es importado; por lo que su precio es menor al precio de importación. “En ese precio se vende a otras envasadoras. Pero cuando hay oferta y demanda, los agentes del mercado toman como referencia el precio más alto al que pueden vender: el de importación”, detalló.

“Si se quiere cambiar eso habría que cambiar la Ley Orgánica de Hidrocarburos N° 26221, pero es difícil que ocurra porque requiere una mayoría calificada en el Congreso. Pero, si hubiera un agente de mercado que tomara el precio de Pluspetrol, esto funcionaría, porque haría que los importadores se alineen”, agregó.

Sin embargo, Petroperú no podría hacerlo “porque no está en la cadena comercial, sino solo en el Callao”. “Las cisternas se lo llevan y lo trasladan a los envasados, a los locales de venta y de allí a las casas. Tenemos un problema de origen. No hay un agente de mercado que funcione como contrapeso”, argumentó.

Ahora, según Gutiérrez Peña, el precio del libre mercado en el Callao tiene dos referentes: Osinergmin y Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), “éste último dice que el precio de la importación es 13 % más grande de lo que dice Osinergmin. ¿Y cuál es la verdad? (…) Y Pluspetrol reporta otro precio a Osinergmin, que es el precio más bajos de todos ”, declaró.

CHILENOS Y MEXICANOS

Por lo demás, el precio del balón de gas no es regulado por el Perú sino por el mercado internacional, porque así lo ordena la Ley Orgánica de Hidrocarburos N° 26221, lo que estaría siendo aprovechado por un oligopolio del GLP de consumo masivo en los hogares peruanos, siendo los principales beneficiarios empresarios chilenos, mexicanos y colombianos.

La distribuidora Solgas, propiedad de la chilena Abastible Gas, de la familia Angelini, en el país austral tiene como propiedad Copec, que compró la colombiana Terperl en el 2016 y cuenta con estaciones en toda Latinoamérica. En Perú también tiene la cadena de estaciones Gazelde Engie Chile.

Fuente: Expreso

Deja una respuesta