Cuando el peligro viene envasado en balones de gas

Cuando el peligro viene envasado en balones de gas

La mortal deflagración y posterior explosión en Villa El Salvador, ocurrida en enero pasado, es la tragedia más grande ocurrida en el país por fallas en un sistema de almacenamiento móvil de Gas Licuado de Petróleo (GLP). Pero no es la única.

De hecho, incidentes de este tipo, aunque con menor letalidad, ocurren de manera recurrente en toda la ciudad, y no en grandes plantas productoras o depósitos, sino en el propio hogar, donde convivimos con un artículo que, en la peor de las situaciones, puede configurarse como una bomba de tiempo: el balón de gas doméstico.

VOZ DE ALERTA. El Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP) informó a CORREO que, en lo que va del año, solo en Lima y Callao se registraron 4,906 emergencias por fuga de gas. Muchas de ellas, como las ocurridas hace pocas semanas en Breña, San Juan de Lurigancho y Bellavista, provocaron pérdidas materiales y de vidas.

A nivel nacional, entre enero y julio, ocurriero 6,880 emergencias de este tipo. “Estos incidentes son más comunes de lo que se cree y pueden ser muy peligrosos. Incluso hemos visto un incremento  de ellos durante la cuarentena”, explicó el comandante Mario Casaretto, jefe departamental del Cuerpo de Bomberos de Lima Centro.

”Esto paso en la picantería “La Norteña” de La victoria. Los cocineros decían que percibir  (el olor a gas) era normal porque estaban todo el día en la cocina. Al final, 13 personas resultaron gravemente heridas”, dijo Casaretto.PUBLICIDAD

En tanto, el gerente comercial de la empresa Anta Gas, Rafael Palacios Arana, denunció que en el Perú los balones de GLP doméstico tienen 20 años o más de servicio, pese a que su vida útil es solo una década.

Según dijo, muchos de estos contenedores tienen pequeñas fisuras, picaduras, oxidaciones o desperfectos, que  pueden ocasionar peligrosas deflagraciones. “Existen empresas cuya actividad es la fabricación de cilindros de GLP, sin embargo, no son debidamente fiscalizadas y no se exige una garantía o póliza por sus cilindros”, lamentó el empresario.

En este sentido, dijo que los empresarios del rubro piden, desde hace años, que el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) y el Ministerio de Energía y Minas, la creación de un Fondo de Reposición de Cilindros”.

“De las ventas del GLP se debe recaudar un porcentaje minúsculo para poder sostener dicho fondo, que permita la renovación integral del parque de cilindros o balones, ingresando nuevos cada mes y descartar los obsoletos”, señaló.

Acciones. Aunque no precisó si se estaba trabajando en un Fondo de Reposición de Clindros, Osinergmin precisó a este diario que su rol es garantizar que las empresas comercializadoras de balones de GLP cumplan con las normas técnicas y de seguridad que emite el Ministerio de Energía y Minas.

“Entre el 2019 y lo que va del 2020, Osinergmin realizó 254 acciones de supervisión en todo el país, para verificar el estado de los cilindros en las plantas envasadoras, aplicando 136 medidas de inmovilización de balones que no cumplían con las medidas de seguridad”, dijo.

En ese mismo periodo ejecutó 3411 inspecciones de las condiciones de seguridad de locales de venta de gas a nivel nacional. “Osinergmin suspendió el registro de hidrocarburos a 265 locales por incumplir normas de seguridad”, detalló.

Osinergmin dijo a este diario que “viene analizando la situación del mercado de balones de GLP y en los próximos días anunciará una serie de propuestas normativas sobre el tema”.

Máximos cuidados. No obstante, la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), señaló que, si bien el mencionado organismos de Gobierno debe velar por la fiscalización, son los usuarios quienes deben tener los mayores cuidados cuando compren un balón de gas.

“Se debe comprar a proveedores formales, porque ellos están autorizados por el Osinergmin. Exija el comprobante de pago respectivo que acredita la relación de consumo.

El balón no debe presentar abolladuras o grietas en su superficie ni asas dobladas”, recomendó.

Y usted amigo lector, ¿revisa al detalle los balones de gas que entran a su domicilio? La mínima inspección puede librarnos de un hecho lamentable.

Atención

El comandante Mario Casaretto señaló que los usuarios siempre deben revisar el estado de las mangueras que unen al balón con la cocina, las abrazaderas  y los reguladores. Reveló que ante una fuga, se puede trapear el piso, pues el gas se queda en la partes bajas, pero nunca encender un interruptor. Sin embargo, lo mejor es llamar a los hombres de rojo.

FUENTE: CORREO

Deja una respuesta