Una sentencia da un nuevo revés a Volkswagen: deberá indemnizar por el ‘dieselgate’

Una sentencia da un nuevo revés a Volkswagen: deberá indemnizar por el ‘dieselgate’

El conocido como dieselgate , el escándalo de los motores diésel trucados de Volkswagen (VW) para burlar controles de emisiones de gases, que estalló en septiembre del 2015, registró este lunes otra vuelta de tuerca judicial.

El Tribunal Supremo (TS) de Alemania sentenció este lunes que el grupo automovilístico VW deberá indemnizar al comprador de un vehículo equipado con el software ilegal, si bien el comprador deberá descontar los kilómetros recorridos, es decir, “la ventaja de uso obtenida”, y poner el coche a disposición de Volkswagen. El demandante aspiraba al reintegro total de lo que abonó por el coche, que era de segunda mano.

El comprador podrá por tanto reclamar y obtener un reembolso parcial, pero el dictamen del alto tribunal supone un precedente clave, y un grave revés para Volkswagen, al reconocer el derecho de indemnización a los compradores.

En un comunicado, el grupo VW calificó de “punto final” la sentencia del TS, y anunció que buscará llegar a un acuerdo con el resto de demandantes –60.000 demandas pendientes en Alemania–, a quienes ofrecerá indemnizaciones para llegar a un acuerdo extrajudicial. “Esperar a una sentencia trae notables desventajas a ambas partes –arguye VW en el comunicado–. Una sentencia significa que el demandante al final debe devolver su vehículo a Volkswagen. Sin embargo, muchos quieren mantenerlo porque funciona bien y no quieren comprar uno nuevo”.

La denuncia fue interpuesta por Herbert Gilbert, de 65 años, que compró en el 2014 en el mercado de ocasión un Volkswagen Sharan de motor diésel, es decir, uno de los 11 millones de vehículos en los que el fabricante había instalado un software distorsionador de las emisiones contaminantes, como el propio grupo VW admitió en septiembre del 2015, cuando estalló el escándalo. Gilbert exigía la devolución íntegra del precio, 31.500 euros, por un “daño moral deliberado”. Volkswagen arguyó que el vehículo pudo ser utilizado en todo momento por su propietario, y que por tanto no le correspondía pagar indemnización alguna.

La demanda peregrinó por varios tribunales hasta que el de Coblenza dictó en junio del 2019 que VW debía indemnizar al demandante con 25.600 euros, una sentencia que ambas partes recurrieron. Finalmente, el Tribunal Supremo ha zanjado la cuestión.

Hace unos meses, Volkswagen alcanzó un acuerdo con 235.000 clientes en Alemania, representados por la Asociación de Centrales de Consumidores, para indemnizarlos extrajudicialmente con un total de 750 millones de euros. Esta cifra es leve comparada con los 30.000 millones que le ha costado ya el escándalo a VW, sobre todo en Estados Unidos, país cuyos tribunales destaparon el dieselgate .

FUENTE: EL PAÍS

Deja una respuesta