ASPEC plantea un conjunto de recomendaciones al Gobierno

ASPEC plantea un conjunto de recomendaciones al Gobierno

En las últimas semanas la Azitromicina se ha convertido en uno de los medicamentos más importantes porque se emplea en el tratamiento del COVID-19.

Empero, la Azitromicina genérica que valía 0.50 soles prácticamente ha desaparecido del mercado. Sólo se encuentra la de marca en todas sus presentaciones que ha pasado de costar 1.50 soles a 10 soles la unidad.

Para la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) esta situación viola la ley y constituye un atentado frontal contra la salud e incluso la vida de los consumidores.

Al respecto, cabe indicar que, con arreglo al Decreto de Urgencia N° 007-2019 del 30 de octubre de 2019, se declaró a los medicamentos, productos biológicos y dispositivos médicos como parte esencial del derecho a la salud y se establecieron medidas para garantizar su disponibilidad, como la obligación de las boticas y farmacias privadas de contar con un stock de medicamentos esenciales. Son 31 medicamentos genéricos pero 44 presentaciones en total. Entre ellos se cuentan, en primer lugar, la Azitromicina, Amoxicilina, Captopril, Loratadina, Metformina, Omeprazol, Paracetamol, Prednisona, Sertralina, etc.

Según ASPEC, la mencionada norma busca garantizar la ACCESIBILIDAD a los medicamentos por parte de la población. La ACCESIBILIDAD implica dos condiciones: Que el medicamento esté siempre disponible en el establecimiento y que el precio del mismo esté al alcance de las posibilidades económicas del consumidor. Ninguno de esos escenarios se cumple en la actualidad, tal como era previsible teniendo en cuenta la situación monopólica que vive el sector de venta de medicamentos desde el 2018.

Por ello corresponde al Gobierno, y en particular al Ministerio de Salud:

1) Investigar y determinar las causas de esta súbita y simultánea escasez de Azitromicina genérica a nivel nacional;

2) Iniciar los procedimientos sancionadores que correspondan si se encuentran indicios de algún comportamiento violatorio de la ley;

3) Autorizar la compra masiva de este fármaco con carácter de urgencia y utilizar los canales de distribución públicos y privados que sean necesarios a fin de que los referidos medicamentos lleguen de manera gratuita o al menor precio posible a los consumidores que los necesitan; y

4) Elaborar y publicar una lista de productos considerados de primera necesidad, entre ellos los medicamentos, los mismos que no podrán venderse a precios superiores a los fijados por la autoridad competente. Sólo así podrá aplicarse lo dispuesto en el art. 234° del Código Penal referido al delito de especulación.

Deja una respuesta