Delivery por aplicativos: ¿quién se hace cargo de los daños?



Los repartidores tienen seguros, aseguran las empresas. La cobertura se limita al periodo de envíos. Rappi, Uber Eats y Glovo se presentan como intermediarios de una actividad que aún está en maduración
04 de setiembre del 2019










Un usuario realizó un pedido a través de la aplicación Rappi. Minutos después recibía una llamada que se resumía en que el repartidor que llevaba el pedido había sufrido un accidente y que él, al haber contratado el servicio, tendría que cubrir los gastos.

El hecho ocurrió en Colombia meses atrás y se volvió viral en las redes sociales de ese país. El caso se siguió compartiendo hasta hace pocos días y fue desmentido por la empresa y el sitio web de verificación de datos Colombia Check. Los repartidores estaban asegurados y era falso que los usuarios fuesen responsables de algún accidente.

Sin embargo, la historia llegó al Perú y surgieron interrogantes como ¿cuál es la realidad aquí y qué sucede con los repartidores y usuarios de Rappi, Uber Eats y Glovo?, ¿qué sucede si el repartidor provoca el accidente?

Al igual que en Colombia, los términos y condiciones de Rappi Perú no establecen responsabilidades para el usuario. Por ello puede leerse que los “rappitenderos (repartidores) prestan el servicio por cuenta y riesgo propio, y liberan a los usuarios de cualquier responsabilidad que pudiera surgir durante la prestación del servicio de reparto”.

La empresa fue contactada por Perú21 y se le preguntó quién se hace responsable por los afectados en caso de que un repartidor generase o fuese perjudicado por un accidente. La respuesta provino de Eugenio La Rosa, director de Operaciones Rappi Perú.

ENTREGAS ASEGURADAS

“Los rappis cuentan con dos pólizas, una de responsabilidad civil, que cubre si durante la realización de un pedido un Rappi daña una propiedad de un tercero, y una segunda póliza de accidentes, tanto para motos como para bicicletas”, aclaró.

El comentario fue confirmado con repartidores a los que consultamos. En el centro comercial Real Plaza Salaverry, uno que pidió reserva de su identidad explicó que “(el seguro) te sirve si estás activo, haciendo pedidos”.

En caso de que los repartidores generen un accidente, este deberá ser reportado por este o un tercero a través de la aplicación. “Una vez que se hace esto, se activan las pólizas”, explica La Rosa.

Uber Eats también fue contactada y aclaró que los repartidores que usan su plataforma tienen “la cobertura de un seguro contra accidentes de Pacífico Seguros, que brinda cobertura a los viajes de entrega de pedidos solicitados”.

Tal seguro, afirma la empresa, cubre accidentes personales y de responsabilidad civil para daños o lesiones a terceras personas y se activa mientras se realiza la entrega.

Por otro lado, Glovo ofrece condiciones similares. Stephanie Hoyle, directora de Marketing de Glovo Perú, afirma que la plataforma da un seguro a los repartidores mientras estos entregan los pedidos. “El seguro cubre en caso de que el Glover tenga un accidente, haya daños a terceros (responsabilidad civil) o se dañen los materiales transportados”, aclaró para luego anotar que ello se contempla además del SOAT que tiene cada moto.

Esta última afirmación fue corroborada por este diario con un repartidor que afirmó que “las motos están aseguradas”, en alusión al SOAT. Sin embargo, él dijo no conocer de un seguro adicional.

Las tres empresas que sirven de intermediarias entre usuarios y repartidores dan coberturas contra accidentes y daños a terceros, según sus contratos y lo señalado por sus voceros. Sin embargo, dada la sorpresa que han generado algunas noticias falsas y lo poco que aún se conoce sobre sus seguros, sería oportuna una mejor difusión a los usuarios.

Es un mercado aún en desarrollo

La responsabilidad de las empresas, según el abogado Alfredo Bullard, es limitada, pues son intermediarias. Él aclara que, según el Código Civil, una persona “es responsable por dolo, culpa o el uso de un bien riesgoso o peligroso” y que usar un vehículo genera un riesgo. Ello ocasionaría que el conductor y el dueño sean responsables de un accidente.

En el caso de las empresas, agrega que al no existir una relación laboral, el ámbito legal sería gris. “Ahí uno pasa a la responsabilidad vicaria”, dice. En estos casos, la responsabilidad se produciría cuando una persona está bajo órdenes de otra (como una empresa) y en ese ámbito genere daños a otros. El problema es que las actividades de los repartidores no se dan bajo una orden. “Es difícil sostener que hay una relación de dependencia”. Otro aspecto complejo es que se trata de una actividad relativamente nueva y en maduración.

DATOS

- La cobertura que dan las pólizas a los repartidores en el caso de Rappi comprenden, entre otros aspectos, atención médica, lesiones e invalidez.

- Uber aclara que “las empresas que operan aplicaciones móviles ejecutan un rol de intermediación entre usuarios” y que “en su rol de intermediación, las aplicaciones no generan vínculos laborales; lo que hacen es conectar la demanda con la oferta de bienes o servicios”.

- Bullard explica que no sería conveniente que el Ministerio de Trabajo aplique regulaciones o exigencias a nivel laboral porque se trata de actividades que aún están madurando.















En los últimos años, cuando los consumidores van a pagar en las cajas de diversos negocios como supermercados, tiendas por departamentos y otros, los cajeros les solicitando, antes de que cancelen, su número de DNI sin explicarles la causa...

La Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC)saludó la decisión del Presidente de la República, Martín Vizcarra, de observar la ley que, semanas atrás, le fue remitida por el Congreso a su antecesor. Dicha ley modifica drásticamente la ley de alimentación saludable eliminando la obligación de la industria de incluir en el etiquetado de los productos...





NutriApp: Conoce el aplicativo peruano que te dice si lo que comes es nutritivo...