viernes 31 de agosto de 2018

 

¿ONP o AFP? Una tercera alternativa

 

La primera pregunta que nos hacemos es: ¿por qué las AFP cobran como comisión un porcentaje de los sueldos de los aportantes para su beneficio, si ellos en realidad trabajan con una décima parte del ingreso salarial del trabajador?

Para esclarecer este cuestionamiento, expondremos lo siguiente: cuando uno tiene un excedente de liquidez y quiere que le rinda beneficios, acude a una entidad financiera y le indica que tiene una determinada cantidad de dinero en efectivo que desea invertir para que le den los réditos económicos correspondientes. La entidad le responderá que le cobrará un tanto de ese monto o en su defecto le propondrá quedarse con una parte de las ganancias; pero jamás le preguntará ¿cuánto gana usted?, para sobre esa cantidad cobrarle un porcentaje.

Se critica mucho a las AFP, pero no se quiere entender que estas no pertenecen a la orden de la madre Teresa de Calcuta, es decir, no han ingresado en este negocio por amor al prójimo sino como toda empresa desea maximizar sus beneficios y cuanto más grandes sean, mejor. El que bajen su comisión no será producto de una norma legal sino de la competencia, pero como son pocas, vale decir un oligopolio, siempre estarán tentadas a ejercer una posición de dominio y en consecuencia las comisiones van a tener un diferencial mínimo.

Respecto a las inversiones por parte de las AFP cuando son realizadas con buen criterio y los vientos son favorables exógenamente, el resultado será ganancias para las AFP y para los cotizantes. Pero cuando sucede lo contrario, las AFP ganan y los trabajadores pierden, en otras palabras las AFP nunca pierden. Es entonces que se rompe una de las reglas básicas del sistema capitalista: en los negocios cuando llueve, todos los socios se mojan.

Por tanto, ante la disyuntiva ONP o AFP, damos una salida. Existen muchas cajas y financieras que están pagando por un depósito a plazo fijo, cerca de 8 % anual, la pregunta es: ¿cuánto pagarán estas mismas entidades por un depósito que no se va a retirar en un plazo de 25 años o más? Creemos que estas financieras pagarían como mínimo un 10 % anual y como muchas abonan los intereses mensualmente, ahí se encuentra la ecuación correcta.

Un trabajador depositaría en estas instituciones durante 25 años (previo descuento mensual por el seguro de invalidez y sobrevivencia) hasta que llegue el día de su jubilación, entonces le abonarían 10 % anual del monto acumulado, que corresponde a los intereses sobre el capital divido entre 12 (los meses del año). Adicionalmente, previo al pago se descontaría un porcentaje mínimo según la inflación, para que este capital se mantenga constante en el tiempo, así como también el respectivo descuento por el seguro de Salud. Esta pensión sería heredable, por designación de sus titulares o por un orden de prelación a sus beneficiarios, quienes también tendrán la potestad de retirar todo el fondo completo. Ahora en las AFP se puede retirar el 95,5 % del capital (esta opción no habría surgido, si las AFP hubieran moderado su apetito crematístico) que creemos es un contrasentido, ya que destruye la naturaleza del sistema. Justamente esta pensión de jubilación es para cuando las personas, por su edad, ven disminuida su capacidad de generar ingresos, esto sin contar con el quiebre de su salud.

Cuando se es joven uno no piensa en accidentes, enfermedades ni mucho menos en la vejez, pero estas son condiciones inevitables en el ser humano, para eso hay que prepararse y la única manera de hacerlo es teniendo un seguro que cubra estas circunstancias. De manera frecuente vemos en los medios de comunicación campañas mediáticas en favor de un artista o un deportista que ha percibido altos ingresos y que en el ocaso de sus vidas no tienen como solventar estas contingencias, básicamente por la negligencia de un Estado que no ha dictado leyes con carácter obligatorio para el sistema pensionario. Ante la corriente del retiro del 95,5 %, damos la alternativa para que el jubilado pueda disponer de su capital de la forma siguiente: dejaría en la entidad financiera un monto que le rinda el equivalente a tres sueldos mínimos mensuales para su pensión de por vida, no siendo una cantidad exorbitante, sin embargo le servirá para una mínima cobertura de sus necesidades y el resto de ese capital será de libre disposición. La sociedad no puede con sus impuestos cubrir los gastos de manutención y salud de personas que ingresan y tientan suerte en el mundo de los negocios, en la mayoría de casos, sin el expertise necesario, y como consecuencia de ello, el resultado será un altísimo porcentaje de fracasos en esta aventura.

Existe otro gran problema, las entidades públicas tanto del gobierno central, como de los gobiernos subnacionales y las empresas privadas se apropian de las contribuciones a las AFP, Essalud, ONP cuando esto constituye un delito. Como resultado de esta mala praxis a los trabajadores se les priva del derecho a la atención en salud, así como a su respectiva jubilación. En este sentido, se debería emitir un decreto con la finalidad de que todos los sueldos y salarios sean bancarizados, para que cuando una entidad pública o privada haga el respectivo abono del sueldo de sus trabajadores este se realice en forma conjunta con las contribuciones a las AFP, ONP, Essalud, vale decir esta mecánica tendrá un requisito vinculante, no se podrá hacer el uno sin los otros en forma aislada. En el caso que se pague por fuera el sueldo sin bancarizar, este no tendrá ningún reconocimiento legal, por tanto el trabajador si así lo decide, podrá exigir un nuevo sueldo o salario.

ALGUNOS APUNTES FINALES

1. Los trabajadores que tienen S/ 50 000 de fondo en una AFP, tienen una pensión vitalicia de S/ 300 mensuales, con esta alternativa con la misma cantidad, la pensión sería de S/ 416 que va a rendir aun después de fallecido el pensionista.

2. Cero gastos en publicidad, con esta alternativa se hace innecesaria.

3. Las tablas de esperanza de vida, que afecta a los que han optado por la renta vitalicia en las AFP, en este modelo no cuenta.

4. Este modelo sería tan transparente, que casi no habrían litigios, no como sucede ahora que hay 31 000 jubilados de la ONP que están en juicio reclamando 10 millones de soles, mientras la ONP gasta en estos litigios 22 millones de soles, cosa de locos.

5. Los afiliados a este sistema alternativo, también podrían hacer aportes sin fin previsional, incluidos sus CTS y gratificaciones, los que podrían retirarlos después del año, dejando para el fondo un mínimo del 50 % de los intereses ganados, que en todo caso es una ganancia mayor a la que podrían obtener en el sistema bancario. Solo habría una excepción para el retiro total, que este se destine para adquirir por única vez una casa – habitación.

6. La edad de jubilación sería de 65 años para hombres y 60 años para mujeres. Una pensión anticipada solo sería viable si el trabajador tiene un fondo que le rinda una pensión equivalente a tres sueldos mínimos mensuales.

7. El pago del IGV en las pequeñas empresas puede ayudar no solo a la formalización sino también al abono de la cuota previsional. Ver artículo http://larepublica.pe/politica/1146503-bajar-el-igv-para-recaudar-mas

8. Apenas el 26 % de la PEA cotiza al sistema pensionario esta desprotección, la va a cargar el Estado entiéndase toda la sociedad con sus tributos.

9. Hay 7,5 millones de personas independientes con ingresos medios y altos, que podrían aportar al sistema previsional y de salud.

10. Las deudas a las AFP por el Estado ascienden a S/ 14 529 millones, cerca a 5,000 millones de dólares.

11. Según el último censo, la proporción de adultos mayores de 60 años, pasó de 9,1 % a 11 %, por tanto nuestra población se hará cada vez más vieja y desprotegida.

12. El control y fiscalización a estas financieras en este nuevo sistema, sería por cuenta de la SBS, así como también deberían llevar una contabilidad aparte para tal fin.

13. Todos los profesionales independientes: abogados, arquitectos, artistas, médicos, pequeños artesanos, taxistas, etc., deberían emitir recibos por honorarios o facturas. Las cuotas del seguro de salud y jubilación serían pagados con el abono del 5 % IGV. Ver artículo http://larepublica.pe/politica/1146503-bajar-el-igv-para-recaudar-mas

14. Con este sistema, al trabajador no le cobrarían ninguna comisión, por el contrario le pagarían intereses fijos, sin riesgos.

15. Según un informe del FMI, el 30% de los fondos que acumulan los afiliados de las AFP van al pago de comisiones.

16. En el Perú hay aproximadamente 600 000 desempleados, en ese sentido el Estado debería cubrir las cuotas de jubilación y salud, de todas estas personas, este monto en calculo grueso podría ser de 60 dólares mensuales por persona, lo que haría un monto total de 432 millones de dólares anuales, creemos que es una cantidad manejable. Para dar dos ejemplos: una de las obras sobrevaloradas de Odebrecht alcanzaría para cubrir 10 años de aportes de todos los desempleados del país; o el IGV que dejan de pagar las casas de juego de azar, significan 438 millones de soles, el equivalente de 4½ meses de aportación. Esto no se debe de tomar como un gasto sino como una inversión (ahorro en gastos de salud) estos flujos irían directamente a la economía, Essalud gasta en insumos que pagan IGV, alquileres, pagos de sueldos, salarios y en el caso de la ONP o AFP, estos sirven para financiar muchas obras del sector privado y estatal.

17. Nadie podrá trabajar ni prestar ningún servicio si no tiene su seguro de salud y su pago previsional. Tenemos que organizarnos como sociedad. Nuestro país quiere pertenecer a la OECD y llegar a ser una nación del primer mundo, pero con políticas públicas del quinto mundo, a nivel de los países del África Sub-Sahariana.

Hay en el Perú poblaciones con índices de desnutrición y anemia, donde por cada 10 niños, 8 tienen estas deficiencias, así como también pobladores de las partes altas de nuestro país que en el invierno se mueren de frio, todos los años.

Según la OMS en 2016, obtuvimos el deshonroso primer puesto en América Continental, en la incidencia de tuberculosis, estamos penúltimos en la prueba PISA, “Así no juega Perú”.