viernes 31 de agosto de 2018

 

Poder Ejecutivo emitió decreto y proyecto de ley sobre rotulado frontal de alimentos envasados

 

El Gobierno decretó y envió al Parlamento el proyecto de ley que establece el rotulado frontal de alimentos envasados, que implica la incorporación de etiquetas de advertencia de exceso de grasas saturadas, azúcares y sal. El objetivo es contribuir a la reducción de la epidemia de sobrepeso y obesidad en la población y su incidencia en las enfermedades no transmisibles, explicó el ministro de Salud Pública, Jorge Basso.

La redacción de la normativa fue sugerida por un grupo intersectorial con la participación de los ministerios de Salud Pública, Industria, Agricultura, Economía, Desarrollo Social y Educación, además de la Intendencia de Montevideo, la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular y la Universidad de la República. También cuenta con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Tanto el decreto como el proyecto de ley determinan un plazo de 18 meses para que las empresas alimentarias que produzcan, importen o fraccionen alimentos incorporen el rotulado a los envases, informó Basso en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional.

A partir de su entrada en vigencia, los alimentos envasados deberán lucir una advertencia con un rotulado frontal en forma de octógono en colores blanco y negro de fácil interpretación. Las etiquetas advertirán sobre el exceso de grasas saturadas, sal y azúcar, cuando los alimentos “excedan largamente las recomendaciones promovidas por los organismos internacionales”, precisó el ministro.

La determinación del Gobierno “tiene que ver con el compromiso de nuestro país, y, en particular, nuestro presidente de la República, en trabajar en un conjunto de factores de riesgo que son base para las enfermedades no transmisibles”, indicó.

Basso dijo que “hay suficiente evidencia científica de que el sobrepeso y la obesidad inciden en las enfermedades no transmisibles, principalmente en hipertensión, principal causa de muerte en nuestro país, y otras afecciones que conforman la carga de morbimortalidad más importante”.

La normativa también prevé instancias educativas para sensibilizar sobre la importancia de las buenas prácticas alimenticias y forma parte, además, de otras acciones desarrolladas por Salud Pública en panificados y chacinados.

En los últimos 15 años, se registró un incremento sustantivo en el consumo de azúcares, grasas “y, por tanto, se entiende más que oportuno trabajar desde todo el Gobierno con políticas intersectoriales, en estimular que el consumidor conozca los perjuicios que determinado tipo de alimentos genera en la salud, tanto de niños como de adultos”, agregó.

El ministro señaló que estas disposiciones se realizan independientemente de las adecuaciones que correspondan en función de lo que determinen los ámbitos técnicos del Mercosur, ya que ese bloque de integración regional acordó avanzar también en el rotulado de los alimentos envasados.