sabado 09 de junio de 2018

 

Asamblea de Francia prohíbe el uso de celulares en escuelas e institutos

El uso de los móviles sería causal de comportamientos de riesgo relacionados al ciberacoso y cibersexismo.

La Asamblea Nacional de Francia votó a favor de la prohibición de celulares durante el horario de las escuelas de primaria y secundaria, además de institutos. El partido de gobierno justificó su medida aduciendo que el uso de dichos aparatos “provoca numerosas disfunciones incompatibles con la mejora del clima escolar”, entre otros comportamientos de riesgo, detalla El Mundo.

Ahora, la norma aprobada en primera instancia deberá someterse a otra votación en el Senado para su validación. En caso no se llegue a un acuerdo, se formará una comisión mixta la cual decidirá la aprobación de la propuesta.

La medida no solo ordena dejar de lado los celulares en hora de dictado de clases, sino incluso durante horas del recreo, aduciendo que los estudiantes podrían prestar mayor atención al aparato móvil que su interés por las relaciones sociales y la actividad física.

Asimismo, los alumnos estarían expuestos a comportamientos de riesgo como el acceso a la pornografía y al fomento de prácticas como el ciberacoso y cibersexismo.

Ante la falta de la decisión de la Cámara Alta, aún no se definen las posibles sanciones y multas al que estarán sujetos los que infrinjan la norma, pero la agencia Efe indica que solo bastará con mantener los celulares apagados. Es decir, los estudiantes podrán cargar sus equipos, pero de ninguna manera manipularlos mientras estén dentro de la institución.

Los oficialistas de La República en Marcha (LREM) indicaron que la prohibición no afectará el proceso de aprendizaje de escolares, pues la experiencia en otros 1.000 colegios y 7.100 institutos del país ha mostrado resultados satisfactorios, aunque ahora esperan que la propuesta tenga alcance de ley.

No obstante, la mencionada medida cuenta con detractores pues la consideran inútil e improductiva, en el debate de la primera votación Los Republicanos indicaron que se trata de una “operación en comunicación”, en tanto los radicales de La Francia Sumisa mantuvieron su indecisión y se abstuvieron de emitir votos.