jueves 06 de abril de 2017

 

El nuevo ingrediente tabú: los fosfatos

Las cadenas de comida rápida y alimentos ultraprocesados han sido extensamente debatidos por el uso de ingredientes cuestionables en sus productos. Recientemente apareció en las listas un nuevo ingrediente tabú: los fosfatos.

Las cadenas de comida rápida y alimentos ultraprocesados han sido extensamente debatidos por el uso de ingredientes cuestionables en sus productos. Recientemente apareció en las listas un nuevo ingrediente tabú: los fosfatos.

Además del sodio, un ingrediente común y en exceso en alimentos procesados, se encuentran los aditivos de fosfato, sustancias que antes no habíamos escuchado, pero se encuentran principalmente en las pechugas de pollo procesadas.
Los aditivos de fosfato se convertirán en las "grasa trans del futuro" y eventualmente limitado por el efecto negativo en la salud. El fósforo es un mineral que naturalmente encontramos en productos lácteos, nueces, huevo y pollo. Este mineral es de suma importancia para la salud ósea y como fuente de energía celular.

En la forma de fosfato, el fósforo se puede añadir en alimentos y bebidas. Estos aditivos ayudan a que el pan se "infle", son emulsionantes en sopas enlatadas y queso procesado, también dan sabor al refresco de cola y papas fritas congeladas; son agregadas a la carne, pollo y mariscos para que la proteína retenga mas agua, dándole una apariencia jugosa después de ser congelado y recalentados.

De acuerdo al Environmental Working Group, la prevalencia de aditivos de fosfato presente en todos los productos empaquetados, esta generado que las personas consumas mas fosforo de lo recomendado.

Añadido a este hecho, solo entre un 40 a 60 % del fósforo que naturalmente se encuentra en los alimentos es absorbido por el cuerpo, un 90 % de los aditivos de fosfato son absorbido por el organismo.

¿Cuál es el riesgo de tener mucho fósforo en nuestra dieta? A pesar de que la FDA considere que los aditivos de fosfato son seguros, es un hecho preocupante el consumo excesivo de estos. Altas concentraciones de fósforo están relacionados con enfermedad renal, mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, depósitos de calcio en las arterias incluso en personas jóvenes.

Los aditivos de fosfato en alimentos se han duplicado desde 1990. De usarse 500 mg, ahora se utilizan 1000 mg. La cantidad recomendada y segura de aditivos de fosfato son menos de 700 mg al día. El limite seguro superior entre fosforo y aditivos de fosfato en adultos sanos es de 4000 mg al día.

El problema de esto es que en realidad no sabemos cuanto fosforo consumimos día a día. El fosforo no es un nutriente requerido en los productos procesados, es por esta razón que la industria no ha analizado las cantidades de aditivos de fosfato que usan en sus alimentos y bebidas. Podemos exceder la ingesta segura sin ni siquiera saberlo

¿Cómo podemos limitar los aditivos de fosfato en la dieta?

Como estas sustancias no aparecen en la tabla nutrimental de los productos, busquémoslo en la lista de ingredientes.

  • Los aditivos de fosfato pueden estar en muchas formas. Busquemos en la lista de ingredientes cualquiera que inicie con "fos" y cambiarlo por un producto alternativo.
  • Si el contenido de fosfatos es mayor a 120 mg en carnes, aves y mariscos en una porción de 120 gramos, se considera alto en fosfato.
  • Evitar bebidas azucaradas y alimentos ultra procesados siempre que sea posible.
    Cocinar en casa con productos frescos siempre será la mejor opción.