viernes 10 de agosto de 2018

 

ASPEC cuestiona anuncio del SANIPES

Preocupación por luz verde a la importación de conservas de pescado chinas

La Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) expresó su sorpresa y preocupación frente a las recientes declaraciones de Ernesto Bustamante, Director Ejecutivo del SANIPES, en el sentido que las conservas chinas –que hace ocho meses fueron el centro de un escándalo mayúsculo al descubrirse que estaban contaminadas con parásitos- podrían ingresar nuevamente al Perú.

Crisólogo Cáceres recordó que en noviembre del año pasado, el programa social Qali Warma informó al SANIPES sobre la presencia de gusanos anisaki en conservas provenientes de China, las mismas que, bajo diferentes marcas, se comercializaban en territorio nacional. Pese a la gravedad de la situación, el mencionado organismo se tomó casi tres semanas en dar la alerta pública a los consumidores que, mientras tanto, siguieron consumiendo estos productos contaminados.

“En aquel entonces el SANIPES se comprometió en el Congreso a realizar una investigación exhaustiva sobre el impacto de este parásito, inclusive después de muerto, en la salud pública. Hasta la fecha se desconoce si el mismo llegó a realizarse o no. Por tanto sería recomendable que el SANIPES muestre el estudio” señaló Cáceres.

En opinión del titular de ASPEC, y por elementales razones de transparencia, el SANIPES debería presentar también el informe de habilitación realizado por sus inspectores a la planta de producción en la República China porque en dicho documento tendrían que estar minuciosamente detallados los controles que se realizaron a la materia prima (pescado) y las acciones correctivas. “Si en los reportes se señala que el parásito no estaba presente o que sí lo estaba, eso es irrelevante porque los hechos demuestran que, efectivamente, sí habían anisakis. En consecuencia, el SANIPES debió requerir al productor chino la adopción inmediata de las acciones de mejora para que no vuelva a producirse una importación de conservas con parásitos y, posteriormente, ya que aparetemente en la visita referida no lo hicieron, verificar in situ que tales acciones fueron cumplidas. Sería inaudito que la sola declaración de la empresa china de que introdujo los correctivos fuera suficiente para el Estado peruano. Todos esos documentos tienen que obrar en poder del SANIPES y deben ser igualmente mostrados a la ciudadanía.

Otro tema importante es el resarcimiento a los consumidores de estas conservas. Hasta donde se sabe, las empresas no les han brindado compensación alguna y, sin embargo, ahora se les premia permitiéndoles ingresar nuevamente a nuestro mercado.

En resumen, tras el escándalo del año pasado, todo sigue igual. El Director Ejecutivo del SANIPES continúa en su puesto, las conservas chinas ingresarán nuevamente al Perú y el único sancionado fue el laboratorio CERPER que fue suspendido por dos años precisamente por el SANIPES. Al final fue el chivo expiatorio de funcionarios que tuvieron que velar por nuestra salud y no lo hicieron como debían.

Finalmente, Cáceres señaló que el problema de las conservas contaminadas no es exclusivo de los productos procedentes de ciertas empresas de China sino que existe un alto riesgo que productos pesqueros importados a Perú puedan adolecer de deficiencias similares. Por ello, solicito que, con carácter de urgencia, se diseñen e implemente un protocolo para eliminar el riesgo de contaminación.