miercoles 07 de marzo de 2018

 

ASPEC denuncia a COCA COLA por etiquetado engañoso

El INDECOPI admite denuncia presentada por ASPEC contra poderosa transnacional que etiqueta a sus productos con el sistema GDA que acaba de ser aprobado por el congreso modificando la ley de alimentación saludable.

Mediante Resolución N° 1 del 26 de febrero del 2018 la Comisión de Protección del Consumidor del INDECOPI decidió admitir la denuncia de ASPEC e iniciar el procedimiento en contra de Coca Cola y Corporación Lindley por engañar a los consumidores sobre el tamaño de las porciones, la cantidad de azúcar recomendada y los valores diarios que ésta representa.

La información nutricional de Coca Cola, tipo GDA (Guías Diarias Alimentarias) adaptado al semáforo de colores, que ahora pretende aprobar el Congreso, contiene información confusa, contradictoria y engañosa.

La manipulación sobre el tamaño de las porciones recomendadas es el principal motivo del proceso iniciado contra la empresa. Este dato es importante, pues dicha información le sirve al público para tomar decisiones de consumo correctas. Coca Cola tiene perfecto conocimiento de su composición y en especial de la cantidad de azúcar y otros aditivos que contienen sus bebidas (Coca Cola, Fanta, Sprite), por lo tanto no existe justificación para tantas contradicciones descubiertas.

Las empresas tienen la responsabilidad de informar con veracidad sobre la cantidad de azúcar que contienen sus productos, ya que se trata de un aditivo cuyo consumo en exceso es nocivo a la salud humana. Por eso la OMS ha establecido que el límite máximo tolerable de consumo diario es de 50 gramos por persona, aunque lo recomendable es no excederse de 25 gramos diarios.

Se ha descubierto que la empresa utiliza diferente tipos de tamaños de porción para sus mismos productos, a pesar de tener la misma formulación y la misma cantidad de azúcar. El absurdo es que una trasnacional como Coca Cola no tiene estandarizados sus productos y sus etiquetas.

Se han encontrado tamaños de porción recomendada tan diferentes como:

200, 240, 251, 300, 355 y hasta 400 mililitros.

Incluso, en la versión de Coca Cola sabor original de 1.5 litros, circulan simultáneamente dos versiones en el mercado, una con la porción de 240 mililitros, que implica una ingesta de 26 gramos de azúcar y otra con una porción recomendada de 200 mililitros, que implica una ingesta de 22 gramos de azúcar. ¿A cuál de las dos se le cree?

Pero el caso más grave es el de Fanta (Naranja) de 400 mililitros, cuyo tamaño de la porción recomendada es 400 mililitros, lo que implica una ingesta de 52 gramos de azúcar (superior a lo que la OMS dice no se debe exceder en todo un día). Sin embargo, señala la etiqueta que esos 52 gramos de azúcar solo representan el 58% del valor diario. Esto significa que Cola Cola está afirmando que las personas podrían tomar hasta 89 gramos de azúcar por día, es decir, casi el doble de lo máximo tolerable en un solo día según OMS, con las implicancias para la salud que esto significa.

Por otro lado, se ha encontrado que Coca Cola tiene hasta 11 cantidades diferentes de azúcar por porción recomendada.

19,21, 22, 26, 28, 31, 32, 33, 39, 40, 52 gramos de azúcar por porción.

¿A cuál le creemos?
La información nutricional y especialmente la referida al contenido del azúcares libres en los productos de Coca Cola es deficiente, engañosa y perjudicial para la salud de la población, pues la induce al público a creer que no está frente a productos altamente azucarados, en consecuencia los motiva a consumir más azúcar de la que deberían, afectando seriamente su salud.

Resulta que este sistema de información nutricional de Coca Cola, tipo GDA, (Guías diarias alimentarias, porciones y valores diarios) ahora llamado “semáforo” porque se le ha agregado colores, es la misma que el Congreso de la República pretende aprobar.