miercoles 05 de julio de 2017

 

?A quien llamas vividora?, por Crisologo Caceres

!IMPERDIBLE!.... Respuesta de nuestro Presidente en El Comercio a articulo que pretende descalificar la titanica labor de las asociaciones de consumidores en beneficio del pais.

En estos dias en que la gran industria se siente amenazada por el escandalo de los alimentos envasados resurge, como siempre, el manido tema del porcentaje de ˇ§hastaˇ¨ el 50% de las multas que, a criterio del Indecopi, se puede entregar a las asociaciones de consumidores cuando resultan victoriosas en un proceso por afectacion a los derechos del consumidor. Estos litigios toman en promedio dos anos ˇVpueden tambien durar el doble o triple de tiempoˇV y las asociaciones se enfrentan en una batalla desigual contra los mejores estudios de abogados del Peru.

Incluso se han dado casos en que la autoridad ha llegado a regatearle sus exiguos honorarios profesionales, que son cancelados por la parte perdedora, a los abogados que patrocinan a tales asociaciones, algo que, obviamente, no se atreverian a hacer con las firmas de letrados que defienden a las empresas. Y no solo eso. Al final, apenas un 5% del dinero que eventualmente reciba la asociacion se puede destinar a su financiamiento.

Pero estas asociaciones (a las que Alfredo Bullard califica muy orondo como ˇ§vividorasˇ¨ en su columna ˇ§Un Indecopi Maduroˇ¨), ademas de denunciar a las empresas que violan los derechos del consumidor desempenan una extensa lista de tareas en beneficio del Estado. Veamos algunas:

Las diversas comisiones del Poder Legislativo remiten constantemente sus proyectos de ley a las asociaciones de consumidores para que estas dictaminen sus argumentos a favor o en contra. Del mismo modo, convoca a sus representantes a participar como expositores en los diversos eventos de difusion que organizan.

Los organismos reguladores de los servicios publicos cuentan en sus consejos de usuarios con representantes de las asociaciones de consumidores. Dichos consejos sesionan normalmente con periodicidad mensual. Asimismo, dichos organismos convocan a las asociaciones a audiencias publicas para la evaluacion de temas de gran impacto economico (por ejemplo, la determinacion del factor de productividad en materia de telefonia fija).

Por otro lado, el Indecopi solicita a las asociaciones de consumidores inscritas en su registro especial que cada ano le remitan un informe detallando, de manera pormenorizada, las actividades llevadas a cabo a lo largo del ejercicio. Dicho informe se elabora utilizando un complejo formato establecido por el mismo Indecopi.

Pero no solo eso. El Indecopi convoca a las asociaciones de consumidores a integrar el Consejo Nacional de Proteccion del Consumidor y los representantes elegidos, sin importar si son del interior del pais, deben acudir mensualmente y con su propio peculio a las sesiones.

Tambien el Inacal convoca a representantes de las asociaciones de consumidores a integrar multiples comites tecnicos para la elaboracion de normas sobre temas altamente especializados.

Por su parte, las universidades publicas, municipios y el Poder Judicial invitan a representantes de las asociaciones de consumidores a dictar conferencias en los eventos academicos que organizan a lo largo del ano. Las municipalidades, ademas, convocan a las asociaciones a participar en sus actividades de fiscalizacion (por ejemplo, en mercados y restaurantes).

Esta lista no es completa. Pero en todos los casos mencionados, el trabajo desempenado por dichas organizaciones es absolutamente gratuito. Ninguna dependencia del Estado financia las actividades solicitadas a pesar de los evidentes costos que implican.

En otros paises en los que el Estado si esta ˇ§maduroˇ¨ (como Chile, Argentina, Brasil o Espana) existen fondos gubernamentales destinados a apoyar a estas asociaciones. Pregunta: ?quien es aqui el ˇ§vividorˇ¨?